Museo Británico Londres: Horarios, Precios y Cómo llegar

0

El Museo Británico de Londres es posiblemente uno de los museos más famosos que existen. Es el más antiguo del mundo. Cuenta con la colección más extensa de antigüedades que hay en toda Europa.

Durante los últimos años, el Museo Británico o “British Museum” en inglés, ha recibido una media de más de 5 millones de visitantes cada año (5.8 Millones durante el último año) por lo que está considerado el tercer museo con más visitantes del mundo. Sólo lo superan el museo del Louvre en París y el Museo Metropolitan de Nueva York.

Visitar el Museo Británico en Londres (British Museum)

A continuación te dejamos una tabla con la información más importante sobre el horario, precios y cómo llegar al Museo Británico en Londres. Más abajo encontrarás toda la información detallada.

HorariosLunes a Jueves de 10.00 a 17.30 horas
Viernes de 10.00 a 20.30 horas
Cerrado  el 1 Enero, 25 y 26 Diciembre
Dirección:Great Russell Street, Bloomsbury, WC1B 3DG, Londres, Reino Unido (Ver ubicación en Google Maps)
Cómo LlegarMetro: Puedes llegar a las estaciones de Metro de Holborn (Central Line y Piccadilly), Russell Square, Godge Street y Tottenham Court Road (Central Live y Northern Line)
Autobús público: Líneas 1, 8, 19, 25, 38, 55, 98 y 242 hasta la parada de New Oxford Street. Y líneas 10, 14, 24, 29, 73, 134 y 390 hasta la de Tottenham Court Road.
PreciosEntrada gratuita para todo el público.

Qué ver en el Museo Británico

El museo británico tiene una extensión considerable, su edificio central y sus cuatro alas, diseñadas por el arquitecto británico Sir Robert Smirke (1780-1867) cubren un área de 92.000 metros cuadrados de superficie y albergan en torno a 8 millones de objetos en su interior, pero no te preocupes, sólo un 1% de ellas (unas 80.000) están a la vista del público general.

Tour Guiado en Español Museo Británico
También existe la opción de hacer un Tour Guiado de 2 horas de duración en Español por el Museo Británico. El Precio es de 16 Euros para Adultos y cuenta con una valoración de 4.7 puntos sobre 5 en GYG con más de 300 valoraciones.

Más información Tour Museo Británico en Español

Antes de entrar, fíjate bien en el edificio en sí, ya que te va a decir mucho sobre lo que encontrarás en el interior y la gran influencia de la Antigua Grecia en cada rincón del museo. ¿El motivo? Las columnas que verás en la fachada principal. Son 44 columnas con exactamente 14 metros de altura y se inspiran en los templos de Athena Polias en Priene.

Museo Británico Londres

Nada más entrar, si miras al techo podrás observar la cubierta principal, que tiene el nombre de “The Queen Elizabeth II Great Court”, diseñada por Norman Foster, construida en acero y cristal y que transformó el museo convirtiendo el patio central en la Plaza cubierta más amplia de toda Europa. El pequeño edificio circular que hay en el centro de la cubierta es conocido como “The Reading Room”.

Sótano o “Lower Floor” del Museo Británico:

Se trata de la planta más baja que podrás visitar en el Museo Británico y desde ella puedes acceder a los niveles -1 y -2.

Es una de las plantas más pequeñas y rápidas de visitar. Cuenta con objetos de África, Antigua Grecia  y Roma (Sala 77 dedicada a la arquitectura y sala 78 dedicada a las inscripciones clásicas). Aquí es donde se encuentra The Sainsbury Galleries , dedicada a África (Sala 25).

Planta Principal o “Ground Floor” del Museo Británico:

Esta es la planta en la que se encuentra el acceso principal al museo. Al llegar verás que hay un control de seguridad donde mirarán todos los bolsos, sillas de niños, etc.

Desde aquí puedes acceder a todos los niveles del edificio y es donde están la cafetería (Court Café), la tienda de souvenirs, etc. Por cierto, también hay un guardarropa donde podrás dejar tu abrigo, mochila, etc. por si no quieres ir cargado durante la visita.

Aquí está la que considero la sala más importante del Museo Británico, la sala número 4, que es en la que podréis ver la Piedra Rosetta, que ha ayudado a descifrar importantes y complejos jeroglíficos egipcios.

En lo que se refiere a exposiciones, la planta Principal del Museo Británico, en sus diferentes niveles alberga salas dedicadas en su mayoría a la Antigua Grecia y Roma (unas 15 salas) y también a Oriente Medio y Egipto (5 salas en total).

Nuestra recomendación, si no vas a ver todas las salas, es que no te pierdas la estatua de la Isla de Pascua, Hoa Hakananai´a, es una de las que más impresiona y de las que más habréis visto en libros de arte.

También hay una gran colección de esculturas que vienen del Partenón en Grecia. (Dejaremos la polémica de si fueron robadas o no a parte…).

Plantas 3, 4 y 5 o “Upper floors” del Museo Británico:

Son las plantas del Museo Británico donde hay más salas para visitar y donde seguramente pases más tiempo si estás intentando ver todo el museo.

En la planta 3 hay casi 20 salas que se centran en Antiguo Egipto, Europa, Antigua Grecia, Roma y también Oriente Medio. En esta planta, una de las cosas más importantes que debes ver es el Oxus Treasure, en la sala 52. Se trata de un tesoro de metal que vino desde el Antiguo Iran.

Lo más interesante dentro del apartado del Antiguo Egipto está en las salas 61, 62 y 63, donde se habla de la muerte y lo que hay después de ella según la cultura egipcia. Aquí podréis ver auténticas momias.

Otros objetos importantes en la planta 3 son “The Lewis Chessmen” en la sala 40, que es nada más y nada menos que el tablero y piezas de ajedrez más famosos del mundo.

Audioguías, Visitas Guiadas y Aplicaciones móviles en el Museo Británico

    • Audioguías: Si te gusta ir a tu ritmo o tienes tiempo para visitar el Museo Británico tranquilamente, entonces te recomendamos usar una audioguía (las puedes coger al entrar en la recepción del museo) ya que están en varios idiomas incluyendo Español.
    • Visitas Guiadas gratis del Museo Británico: Duran unos 30 a 45 minutos, las hacen los voluntarios del museo y se hacen cada día cada 15 minutos desde las 11.00 de la mañana a las 15.45 horas. – si vas a visitar el Museo Británico de Jueves a Sábado, a las 13.15 horas hacen unas charlas de unos 30 a 40 minutos a partir de las 13.15 horas, una buena oportunidad para practicar tu inglés gratis! Jeje.
    • Visitas Guiadas en Español por el Museo Británico: Como hemos mencionado más arriba, si quieres visitar el Museo Británico con un guía que explicará todo en español, también puedes hacerlo. El coste es de 16 Euros por adulto y 13 Euros en el caso de los jóvenes de 7 a 15 años. Los menores de 7 años no pagan. Tiene una duración de 2 horas y se hace todos los días a las 10.00 am y a las 14.00 horas. Más información y Reservas > Tour Guiado en Español Museo Británico.
    • Otras visitas guiadas: Algo muy interesante sobre todo si vas a visitar el museo con niños o si eres de los que les gusta manosear las cosas… es acudir a una de las visitas en las que te dejan tocar algunas de las obras y objetos expuestos al público. Son todos los días desde las 11.00 de la mañana hasta las 16.00 horas.

Visitar el Museo Británico con niños

El Museo Británico es un lugar interesante para visitar con niños que ya hayan cumplido al menos 7 u 8 años (es mi opinión en base a lo que hemos visto nosotros mismos).

Existen muchas salas en las que podrás explicarle cosas muy interesantes sobre las diferentes civilizaciones (quizás puedes dejar la sala de las momias a un lado dependiendo de cómo de sensibles sean tus hijos…). En todas las salas hay información con imágenes, dibujos, etc. que están orientados al aprendizaje de los más pequeños.

Consejo para visitar el Museo Británico con niños: Cuando lleguéis, acércate al mostrador de información y pregunta por el recorrido familiar y pregunta qué actividades hay ese día ya que siempre tienen algo organizado para los niños.

Piensa que es un espacio grande, muchos adultos de un lado para otro… es muy fácil que un niño pequeño se acabe aburriendo, así que una parada para hacer unos dibujos o descifrar jeroglíficos egipcios… puede ser una buena idea.

En el café y los restaurantes del museo hay menús infantiles si queréis hacer una parada para tomar algo rápido. La mejor cafetería es la de la planta 0, la que conecta con la calle.

Si vas con un bebé y quieres dar de mamar, puedes hacerlo en cualquier lugar del museo, no hay problema, pero también hay una sala específica con sillones muy cómodos donde las madres pueden dar de mamar y descansar más tranquilamente.

Si vas a visitar Londres en familia entonces quizás te interesen todos nuestros artículos sobre visitar Londres con niños

Dónde comer en el British Museum

Existen varias cafeterías y restaurantes dentro del museo y la variedad en los menús es buena, pero si te digo la verdad, considerando la zona en la que estáis, el Barrio de Bloomsbury, es muy fácil encontrar restaurantes y Pubs para comer en las calles colindantes al museo.

Si queréis comer algo dentro del Museo Británico las opciones son:

  • Court Café: Paninis, sándwiches calientes y otras cosas similares como ensaladas y sopas de verduras.
  • Restaurante Great Court: Algo un poco más formal si quieres tomar un menú un poco más variado y ya llevas carios días comiendo bocadillos. Puedes comer por más o menos unas 12 libras por persona con bebida.
  • Pizzeria: Similar al Court Café pero sólo pizzas. No son las mejores pizzas que puedes encontrar en la zona pero son una opción.
  • Montague Café: Si, una cafetería. Ideal para un café rápido al terminar la visita.

Orígenes e Historia del Museo Británico

El Museo Británico abrió sus puertas al público en Enero de 1759 pero se fundó unos años antes, en 1753. Inicialmente el Museo Británico estaba ubicado en “Montague House” una mansión del siglo XVII en el barrio londinense de Bloomsbury, en la calle Great Russell Street. Actualmente el edificio del Museo Británico se encuentra en el emplazamiento donde originalmente estaba Montague House que pasó a ser el núcleo del Museo.

Uno de los motivos por el que el Museo Británico fue creado fue el deseo de un conocido coleccionista, Hans Sloane, de poder almacenar y exponer en algún lugar las miles de piezas de arte que poseía para así poder compartirlas con la sociedad incluso después de su muerte.

Durante los primeros años, el Museo Británico se caracterizó por la presencia de obras y colecciones de Grecia, Roma y Egipto. Fue en 1801 cuando llegaría a las salas del museo una de las invitadas más importantes de la historia de la humanidad, la Piedra Rosetta, con la cual se han podido descifrar y conocer el significado de complejos jeroglíficos egipcios (situada en la Sala 4 del nivel 0 del museo).

El museo tal y como lo conocemos hoy no sería construido hasta el año 1852. La gran cantidad de reliquias, objetos y obras de arte que no paraban de llegar durante los primeros años, hizo necesario que el edificio principal creciera hasta tal punto que en 1887, toda la colección de Historia Natural fue llevada al edificio que hoy conocemos como el Museo de Historia Natural de Londres, en el barrio de Kensington.

Así mismo, tomaron la decisión de mover toda la parte de la Biblioteca Británica a un emplazamiento distinto e independiente, el 96 de Euston Road, donde se encuentra a día de hoy “The British Library”.

Comparte

Deja una respuesta